martes, julio 03, 2012

Yo soy la luz del mundo 
Foreign Keys. Una invasión de turistas viajeros del tiempo subiendo/bajando escaleras de formas ignotas. En la época de Alfonsín huí a Alemania para que me exterminaran beneficiarme económicamente. Trabajaba de profesor de tenis, conseguí dar clases en un club pero no había manera de estar legal en el avanzado país. Intercambié el bulo de un alumno debajo de unas oficinas x clases de tenis. Mi mujer se había ido a Paris x que se sentía horriblemente mal en Alemania (y no tenía ganas de volver) y yo estaba disfrutando del estar medio perdido, en la nada. Habían decorado el monoambiente con motivos del mar (redes, barquitos) y encontré unos discos de David Bowie. Por primera vez me sentí medianamente entero como indocumentado.  La soledad, ese valor poco reconocido. Estaba un poco paranoico. Temía que me deportaran. Trataba de tener el perfil + bajo posible... ser huidizo. Una mañana tocaron la puerta. Estaba seguro que no iba a ser una mina en pelotas. 
Eran los de la oficina de arriba. Uno de los problemas del bulo era que el baño era exterior y se compartía con la oficina.


- Bob, tenemos que hablar con vos 


(Hmm... ¿De qué?...)
Era tan sólo una indicación para el uso del inodoro considerando al sexo débil.


- Bob, acá los hombres meamos sentados.




Owen Crippa. "¿Quién es voluntario para ir conmigo a Puerto Argentino? Se abalanzaron sobre mi todos argumentando los motivos por los que creían ser merecedores de ir. Elegí al Azar."  [Ya en Pto. Argentino] "Por doctrina no se contempla la operación de un solo avión en misiones de combate. La mínima unidad son dos. Decidí salir solo." CAPO


Un hombre en pelotas
con el disfraz en la mano

Al igual que la verdad que es una eterna impostura.

2 comentarios:

damianivanoff dijo...

también es difícil de explicar un blog que se llama "siga a la verga".

Fernando dijo...

una vez adentro, capaz que se entiende, fijate